La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

1 de Enero de 2016 - Aire

Hola 2016

Es uno de los comienzos de año más tristes que recuerdo. Sentirse triste, por lo general, no es una situación en la que me sienta cómoda. Quiero decir, a veces disfruto en soledad de mi tristeza, como quien se pone una copa de vino y se la bebe en silencio a sorbitos en el salón. Pero procuro no regodearme en ella, porque no me sienta bien. Porque sí, ‘Diana tú es que eres de naturaleza alegre’ (si alguna vez alguien sabe qué cojones significa esto, que me lo explique, por favor. Si a esto le añadimos que a principios de año los cánones indican que una debería de estar aún más llena de energía, de ganas, de felicidad… entonces sentirse triste es una verdadera putada.

Así que sí. Estoy triste. Y estoy triste porque estoy perdida. Porque, para qué engañarnos, esta transición a la vida adulta se me está atragantando. Este crear tu propia familia, tu propio camino, tu propio tú. Más allá de ser la eterna hija, de ser la eterna hermana. Sólo tú. No sé qué represento y no me siento representada. Me hago preguntas como saber si lo estaré haciendo bien. Dudo de si soy increíble, o soy una mierda. Dudo de dudar. Nadie duda a mi edad, ¿o sí? Porque me hago mayor y cada año que pasa llevo peor esto de ser sensible y vivir como si ser feliz fuera hacer como que no importa casi nada.

11 comentarios para “Hola 2016”

  1. Todo el mundo duda, lo que pasa es que no lo decimos en voz alta y así nos va.
    Seguro que lo estás haciendo muy bien. Al menos has conseguido contarlo.
    Mucho ánimo. 🙂

  2. Salbafer dice:

    Me suenan algunas cosas que cuentas, porque parece que si siempre estas alegre no se permite que no lo estes en algun momento.
    La conclusion a la que estoy llegando yo es que uno encuentra su camino cuando le corresponde, por mucho que la sociedad intente imponer el ritmo que tenemos que seguir todos.
    Mucho animo.

  3. Manuel M dice:

    Bienvenida al caos. Como dices, se atravieza en la garganta, pero habrá que disfrutar del fuego, de las mayores libertades que tendrás, de nuevos horizontes que quizá antes no habrías podido recorrer. Pero la tristeza no tiene porque dejar de acompañarte. ¿Quién dijo que la felicidad solo eran los lapsos en los que la duda y la incertidumbre lo acaparaban todo? Sólo manda la tristeza a la maleta o al bolsillo. Que no viaje cerca del pecho. Abrazo, excelente excelente excelente tu proyecto blog

  4. LaiaP dice:

    Acabo de cumplir 30 y me siento prácticamente igual. No sé si sé ser adulta y, desde luego, no sé qué tengo que hacer (teniendo en cuenta que no me gusta lanzarme a los caminos estándares de la sociedad sólo porque es lo debería: estudia, trabaja, cásate, cómprate una casa, ten hijos). Que tampoco quiere decir que no quiera hacerlo. Es el caos en mi mente.
    En todo caso, no es una obligación estar siempre feliz (y sí, yo a veces así lo siento). Afrontar y vivir la tristeza puede ser beneficioso: http://smoda.elpais.com/belleza/por-que-nos-negamos-el-derecho-a-estar-tristes/

    Saludos y ánimos! 😉

  5. Vas a encontrar más cosas positivas que negativas. Con tiempo crearás tu colchón en el que te sentirás mejor que en ningún otro sitio

  6. Daniel dice:

    Lo que sucede, me parece, es que alguien triste incomoda, y sobre todo, a los demás, y los demás mayormente conforman la sociedad, y esta, por lo menos la actual, no tiene tiempo de parar, mirar, pensar, y mucho menos de estar triste, hay que estar a cien todo el día, correr, correr, seguir…adonde no importa, pero seguir.
    Así que, sin regodearnos, de vez en cuando paremos, pensemos, repensémonos, y como última opción, si no hay más remedio, estemos tristes, o más simplemente, seamos personas.
    Saludos.

  7. Creo que mucho o poco, las dudas nos perseguirán siempre. Y las dudas llevan a preguntas. El caso es que muchas veces nos hacemos las preguntas incorrectas

  8. Hay una frase que me flipa, de un tema de Sr Chinarro, que dice algo así como “macerar el dolor”. Pues bueno. A veces toca hacerlo.

    Salutacions!

    Enric

  9. Si llorar alivia la pena,
    y reír engrandece el alma;
    llora para enmudecer el alma,
    y sonríe para marchitar la pena.

    Si recordar es un buen principio,
    y olvidar es un gran descuido;
    recuerda el pasado para no descuidarte,
    y olvida lo malo para ser una principiante.

    Pero la mejor teoría es;
    no llorar para reír,
    y recordarte para no olvidarte.

  10. matias dice:

    Hola, quería decirte que hace mucho que no entraba a tu blog que me gustaba cada tanto leer, talvez por cuestiones por cuestiones que cambiaron en mi vida, tanto hacía ya que me había olvidado.

    No se por qué son las 3:37 de la madrugada y no me puedo dormís, y dando vueltas en la cama, de repente, y como si nada, me acorde de tu blog. Agarro mi compu, te busco y veo que tu último post es de enero, y que estabas tristes cuando lo escribías.

    De repente me preocupe, nunca te había dejado un mensaje, esta será la primera vez, y es para preguntarte si estás bien.

    Te aprecio mucho, ojalá lo veas.

    ¡Un abrazo!

  11. Gracias por el mensaje Matias. Estoy bien, ¿tú cómo estás? Yo también te aprecio ahora mismo más de lo que crees 🙂 Escribiré de nuevo.

Deja un comentario

Ver más microrelatos