La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

19 de Junio de 2011 - Aire

21 de Junio

En cuanto empiezan las noches de verano, parece que llega el tiempo de los sueños. Las hogueras de San Juan son sólo el comienzo de unos días que requieren tiempo, calma y en los que, sencillamente, te quedarías a vivir. Todo es una tentación y nada parece obligatorio. La horizontalidad desde la que se percibe la vida, casi no cabe en una mirada acostumbrada a verlo todo en vertical y de abajo hacia arriba, como saltando, como queriendo llegar. El agua alivia el cansancio físico acumulado y el olor a flores y la brisa, sosiegan un corazón que escuece (este año más que nunca). Se visitan lugares insospechadamente perfectos, se comen muchos helados, se sonríe honestamente. Y a veces, con algo de suerte, se conocen musos que resultan ser la esencia de la vida de manera involuntaria.

Dicen que los artistas, son aquellos que nunca pierden la visión del niño que fueron. Una amiga me dijo algo aún mejor: El adulto sólo son los resto que van quedando del niño que fue. Creo que Niestzche tenía razón con lo del superhombre (aunque algunos quisieran entenderlo mal). El verano es el tiempo que màs horas pasamos a solas. En el que nos regalamos libros y discos a nosotros mismos. En el que esperamos el rato que haga falta a que se duerma el sol. Y en el que nos miramos a los ojos frente a un espejo, como esperando reconocemos… Y entonces nos descubrimos diciendo en alto algùn nombre… Que no es el nuestro.

14 comentarios para “21 de Junio”

  1. página 122 dice:

    Las emociones de la infancia están en mí. Yo no he salido de ellas. Los recuerdos, hasta los de mi más alejada infancia, son en mí un apasionado tiempo presente. Federico García Lorca

  2. La verdad es que prefiero ser la niña que fui, o más bien sus despojos…

    Besicos

  3. El adulto sólo son los resto que van quedando del niño que fue., pero depende de ti mantener a ese niño vivo. Yo creo que hay que dejar siempre una parte de ese niño, hay que madurar, centrar la cabeza, ser más responsable… pero lo dicho, no olvidemos nunca esa parte infantil que te puede alegrar la vida un poquito.

  4. jørge dice:

    grande entre las grandes :D!
    un beso guapa!

  5. Bueno, es así. El verano nos trae algo distinto. Nosotros ya no somos los mismos porque las personas que nos rodean tambien han cambiado. Adelante con ese verano, que si tiene palabras escondidas es para que lo disfrutes!

    Enric
    PD: creo que yo incluso accederé a bajar a la playa.

  6. Mariano dice:

    Yo creo que lo de niñez o adultez es algo puramente cronológico y los estados de ánimo no dependen de ello. Es todo muy relativo. Es más, del otro lado del globo no es verano…

  7. Para mí, el verano, siempre me ha parecido época de cambio. Como la transición entre lo que eres y aunque sea una milésima de cambio que tendrás. Cuando te reencuentras con tus conocidos después del verano, siempre habrá algo nuevo, ya sea una prenda o una nueva idea. Es como una diapositiva, una imagen que cambia en el pizarrón blanco al cambiar el acetato.

  8. Días que se alargan por la ausencia de la negrura de los corazones que en verano solo tienen una corta noche para soñar, solsticio de delirios que marcan el inicio de un fuego que flagela piel ansiosa de escribir.

    Tu forma de escribir es genial y sumamente buena como para ser la mala 😉

  9. cris dice:

    Es genial la forma en la que escribes, consigues que me identifique mucho con tus palabras. Llevaba mucho tiempo esperando una nueva entrada, gracias!

  10. Escuece – este año mas que nunca – …
    Gracias por escribir, porque Mala, encuentro en tus letras una palabra amiga; el paralelismo.
    Me gusta leer lo que de alguna manera me pertenece o aquello que de alguna manera crea y hace en mí nacer algo, sea lo que sea.

    Bridemos por un verano con nombres que no son el nuestro, y sobre todo, por la delicia de tomar muchos helados.

    Un saludo

  11. Uff…excelente. Sí, la imagen es perfecta: horizontalidad, honestidad, calma y reconocernos en un nombre que no es el nuestro. Un sitio en el que, sin dudarlo un instante, yo también me quedaría a vivir. Qué bien escribes ¿no? Saludos.

  12. Yo lo que más extraño era que en mi infancia ya estaba de vacaciones…
    La universidad y el plan Bolonia con sus grados malditos me retendrán aún una semana más.. puaaag

  13. Exente blog ami me gustaria ser la niña k alguna vez fui
    pero como tu dices ahorra solo quedan algunos pedazos
    de la que fui y ya no me reconozco en el espejo como antes….

  14. maria p. dice:

    He leido todo lo que has escrito aqui, aunque no hace mucho que te descubri.Me llegan tus palabras, es como si viera escrito todo aquello que yo siento, pero que no se expresar.Gracias.

Deja un comentario

Ver más microrelatos