La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

25 de Agosto de 2008 - Aire

¿Dónde queda el Sol Naciente?

Por una vez en la vida, el Sol se encuentra en el país del Sol Naciente. Nunca había estado tan lejos de mí y sin embargo, sonrío. Reconozco que si no supiera que es viaje con retorno, me moriría de pena. Y que a ratos, a veces, también lo hago. Pero encontrarse con uno mismo debe de ser maravilloso, aunque temerario. Desde aquí sólo puedo brindarle lo mejor de mí a quien, desde tan lejos, se atreve y agita mi aliento. Valiente.

Nuestra historia fue una historia desordenada. Con varios finales al principio y un inicio final. Muy poco cinematográfica. Como un cielo de verdad. Nunca hubo segundas ni terceras. Ni si quiera hubo partes en todo este todo. Ni tiempo, ni fondo. Nos tuvimos el uno al otro, el uno para el otro, como sólo se tiene el que olvida el riesgo que es perder. Y no sé ya cuántos versos me lleva tu poema, pero debes saber que con él me llevas por entero a mí.

Nuestra historia es una historia desordenada. La de los ojos en blanco mientras siento que lo que vibra, también y tan bien, es el músculo del amor. Pequeña muerte, dicen que dicen los franceses. Y yo digo que, seguramente vale la pena todo lo que la humanidad, a través de los siglos, ha recorrido. Los caminos trazados, las muertes lentas, los caminantes heridos. Seguramente valga la pena sólo por cómo mueve mi sangre, mientras el Sol calienta allá desde muy lejos, un vulgar recuerdo.

16 comentarios para “¿Dónde queda el Sol Naciente?”

  1. Joder.
    Se puede decir mas pero no mejor, y tampoco.
    Escribe usted muy bien para llamarse mala.

    El desorden está en la naturaleza, el orden es un invento humano. Bastante aburrido, por cierto.

  2. […] ¿Dónde queda el Sol Naciente? de la mala de la película. Que ustedes lo disfruten. Filed under: vida   |   Tags: luz, oscuridad […]

  3. La primera frase se sale!!

    Besitos!!

  4. Tampoco es tan vulgar… los comienzos cinematográficos son así…

    Besicos

  5. Me encanta cómo lo dices todo…no hace falta que lo rompas en versos, esto es un poema como una casa.

    Vuelven los besos.

  6. Claro, siempre llevas el sol a cuestas, ya te merecías verlo en su esplendor, que suerte morir en pequeño tantas veces, y él alumbrando. ¿Quién dijo que el desorden no es cinematográfico? ¿Cómo si eso a la muerte en chiquitito le importara mucho?
    Hay que creerlo.

    Antonio

  7. Wenas!! Que chulo esta tu blog 🙂

    He llegado aqui por casualidad, estoy buscado blog y cosas asi para conocer gente.

    Mi nombre es Carmen, encantada!

    Si quieres te pasas por el mio y me dejas un comment 🙂

    Saludos!!

  8. anonimónimo dice:

    Una bici estática, es como un amigo viejo al que hace tiempo que no ves.
    Te hartas rapidito de él…

  9. belleza fonética y perplejidad oriental
    echaba en falta tu prosa, mala
    bsos

  10. Morir y nacer, princio y final, noche y dia, así es la vida.
    Aprender de uno mismo, cada día, cada momento,es humano, aprender a amar y aprender del amor es algo complejo, pero quedarte sin aliento es poesía.Donde está el sol naciente y quedarse en el no es solo fantasia sino amorrrr.
    Muy bueno, como siempre Mala.

    Besitos

  11. Tuve una novia de juventud mallorquina de la que inevitablemente me separaba en verano, pero no recuerdo angustia. Más bien ilusión porque fueran pasando los días.

    Me gustan esos juegos de palabras tipo “también y tan bien”, “dicen que dicen los franceses” o “varios finales al principio y un inicio final”.

  12. Lejos, el sol naciente queda lejos, pero a veces las palabras pueden ser un puente, y llevar hasta el país del Sol su propio calor.

    Desde aquí siento que sientes. Sólo por eso ya merece la pena la visita ;).

    Un abrazo

  13. adiskide dice:

    guau baby…leerte es una muerte lenta , sorbito a sorbito…post a post.

  14. ilemer dice:

    Hola
    Me recomendaron este blog, y me parece muy interesante.
    Es muy profundo… y la verdad es que es genial…
    Me pasaré más

  15. Hermosas palabras, escribes muy bien, mala. Me recuerdas a alguien y a algo que alguna vez me fue cercano y lejano a un tiempo.

    Ánimo para esos días de pena casi infinita.

  16. ya sientes el sol… eso es bueno, el resto, los recuerdos, trata de arrinconarlos donde no te parezcan nada.

    bicos,
    Aldabra

Deja un comentario

Ver más microrelatos