La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

17 de Marzo de 2008 - Aire

mi amigo

Mi amigo me gusta porque es ya un poco mayor para llevar zapatillas de cordón ancho y pantalones de los que se caen, pero los lleva. Mi amigo me gusta porque habla muy deprisa, come muy deprisa, se ríe muy deprisa y es la persona más hipocondríaca que conozco. Mi amigo me gusta porque se tropieza mucho al caminar. Mi amigo me gusta porque dice que tiene dos amigos dentro, el que se pone siempre triste y el que no para de reír. A mí me gustan los dos, porque siempre me lo cuentan todo. Mi amigo me gusta porque es flaco, no muy alto, y con los años le ha crecido una especie de bultito en el ombligo al que él denomina barriga. Mi amigo me gusta porque es peleón, se cae, e incluso llega al fondo. Me gusta porque está lleno de heridas, de tiritas de colores y porque siempre está dispuesto a ir a un concierto. Mi amigo me gusta porque critica la música que pongo en el coche y si llevo pantalones ajustados se enfada porque dice que me disfrazo de mayor.

Mi amigo me gusta porque a veces nos hemos imaginado desnudos tocándonos, y a veces nos hemos imaginado la vida el uno sin el otro, a cientos de kilómetros. Y hemos sufrido los dos. Mi amigo me gusta porque algunas veces nos hemos enfadado y no nos han gustado ni su novia ni mi novio. Me gusta porque le gusto triste y le gusto contenta. Me gusta porque en verano se pone negro y parece un gitano. Me gusta porque no se enfada si no le cojo el teléfono. Me gusta cuando dice “somos los mejores”. Y lo piensa. Me gusta porque dice que si nos gustásemos seríamos la pareja perfecta.

Me gusta porque a pesar de todo esto, es mi amigo.

15 comentarios para “mi amigo”

  1. He sentido cosas parecidas…
    Me gusta mucho como lo has escrito,
    un beso Mala

  2. Yeyo dice:

    Yo sólo puedo acordarme del monólogo aquél en el que se explicaba que lo peor que te puede decir una tía es que eres su mejor amigo.

    Una vez lo has escuchado, ya no puedes pensar igual en la palabra “amigo” cuando se trata de hombres y mujeres.

    Por cierto, yo no creo en el “mejor amigo”. Es cuanto alguien piensa que lo es (de ti) o tu piensas que lo eres (de él), se admiten cosas inadmisibles. Y eso no debe ser.

  3. Conservalo nena… esos si son amigos

    besicos

  4. Yo sentí cosas parecidas por una amiga, de hecho sigo pensando que es la mejor, ahora desde la distancia…
    Creo que ella me hubiera querido explicar que sentía algo más, pero nunca la dejé.
    Siempre me quedaré con la duda, pero sigo teniendo una amiga, mi mejor amiga.

  5. a VECES SUCEDE ESO DE QUE NOS GUSTEN LOS AMIGOS Y SE SIENTE BIEN pero SON NUESTROS AMIGOS .. en fin muy bonito el escrito

  6. Ay mala, cada día pongo un color más en mi cuadro mental sobre ti. Y este resalta mucho, se ve desde muuuuy lejos. Tienes miedo? 😉

    Me marcho unos días…espero volver con ideas de posts calentitas y también encontrarme tu pequeño rincón con muchas cosas que “devorar”.

    Besos

  7. muy bonito mala!!!
    la verdad es que historias asi las deberiamos vivir todos una vez en la vida, pero que fueran relaciones alegres, sanas…sin obstaculos de por medio ni reproches…
    creo que en relaciones asi, es todo un merito poder esquivar el deseo, poder obviar los reproches…somos humanos y siempre queremos mas, tambien siempre tenemos momentos de debilidad pero entonces nos paramos y sbemos que amigos/as asi no encontraremos mas, ni a la vuelta de la esquina ni recorriendo el mundo en 80 o 160 dias… no crees??

    vuelvo en dos semanas, hasta entonces, felices vacaciones!

    besitos linda!

  8. ¡Qué suerte la de tu amigo y tú! ¿Sabes lo difícil que es tener esa “clase” de amigo, saberlo los dos, y seguir siéndolo? Esa amistad vale más que vuestro peso en oro.

    Hermoso…muy hermoso. Dulce.

    Un abrazo.

  9. Cada uno de los argumentos daría para un cuento, y todos juntos, para una novela. El resumen, genial. El morbo, incontenible. Podría preguntar por los días tristes de tu amigo, por tus carcajadas, podría preguntar por los respectivos novios que no os gustaron, o quizás inventar sobre aquellos que sí.

    Pero, como decía, el morbo, ese amigo ruín que tratamos de esconder y que se presenta en casa cuando uno lleva puestas las mejores galas y tiene la intención de impresionar a alguien, lo que en realidad hace es dejarnos al descubierto, sincerarnos.

    Me veo obligado a imaginar, o para ser más honesto a narrar, cómo pudo haber continuado ese pensamiento mutuo en el que uno imagina el roce sobre la piel de su mejor amiga. Pongamos que es una noche de fiesta, todas las noches son noches de fiesta, y todas las lunas son lunas de miel. Pongamos que hemos bebido algo más de lo prudente, que estamos sentados en un vehículo ajeno, estacionado, mejor dicho, medio recostados, sonriendo, riendo, los ojos cerca de los ojos, la boca cerca de la boca, las ideas, próximas y dispersas.

    Digamos que nos alejamos del lugar, tratando de alejar la tentación, pero ésta, que probablemente tenga vida propia, esta noche se ha decidido a caminar con nosotros, a acompañarnos en la penumbra. Podríamos llegar cerca de casa, digamos que como mejores amigos vivimos cerca y que hay un edificio en obras que despierta nuestra curiosidad. Una vida entera de amistad nos lleva a retomar aventuras de la infancia y nos colamos. Subimos los andamios, escaleras en construcción, habitaciones a medio hacer y alcanzamos el techo, la terraza, ¿qué será lo que realmente alcanzamos?

    Nuevamente estamos sentados, perdón, medio recostados, los ojos cerca de los ojos, los labios cerca de los labios, las dudas presentes, las inquietudes pidiendo la palabra, un huracán que se incorpora y se lanza. Afortunadamente, uno de los dos detiene al otro y confiesa o argumenta, ¿será que justifica? ¿quién sabe?, quizás explica: somos como hermanos.

    La amistad se perpetua.

  10. Hace tiempo que no leo un relato breve de alguien desconocido tan bueno. Casi, casi, superas a Truman (de la disidencia, entiendame quien pueda, que yo me entiendo) Debeis ser unos pintillas ambos (en estrictos terminos de aspecto exterior, que es lo que menos importa), pero, en aspecto interior, sois, tambien ambos, de una elegancia altisima, tan infinita como solo puede ser un espiritu elegante (esto lo podía haber dicho San Juan de la Cruz, pero no, “me se ha ocurrío a mi solo”.)

    p/s: vengo del chopitosway, es un origen extraño pero, que le voy a hacer! (já)

  11. Un amigo dice:

    Simplemente eres la mejor. Y lo pienso.

  12. Así es… la amistad entre un hombre y una mujer es POSIBLE.. existe. Y es tan lindo saber que no sómos las únicas con amistades así.

    Slds.

  13. ruth dice:

    Ese amigo para mi tiene un nombre: ALBERTO.
    Increible escrito

  14. woow pra serte sincera me dejast asi=)

    feliz porq sii hee esos sun amiwos conservalo q de esos quedan pokos
    =)

    besu

  15. vanessa dice:

    Me encantó. Me siento tan identificada…mi amigo se llama ángel.

Deja un comentario

Ver más microrelatos