La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

21 de Febrero de 2008 - Aire

Barro

Estas palabras fueron concebidas una mañana de febrero, allá en dónde el calor tropical y la lluvia caliente amenzaban los rizos de las muchachas morenas. Tremendas mulatas de largo cabello y piel suave. Se me repetía cada noche el mismo sueño. Ahora no sé qué pasará.

Me sentí, lo logré, me sentí barro de nuevo. Presencié como nuestra vida es en esencia la búsqueda del otro, a veces de cama en cama, otras por webcam o mirando al cielo bruscamente, como esperando un sí. Me dio tiempo a leer sobre un experimento en el que se tapaba la piel de una persona por completo, de manera que perdía el sentido del tacto y me entró pánico. La carne quizá sea sólo carne, carne que tapa los huesos, carne que expresa nuestros sentimientos y nuestras heridas. Pero a mí me sale un lunar nuevo cada vez que la carne que busca carne encuentra algo más. Y si pienso en la carne de tu boca, no es como las demás. No, no debe de serlo. No es fácil encontrar bocas azules de brisa fresca y nubes en las que pararte a descansar.

Y ahora encuentro una foto y un recuerdo, el de que no hace falta que algunos estén para ser. Que algunos siempre son y que, soy barro, arcilla, polvo de Tierra y de vez en cuando no me importa admitirlo ante el Tribunal. Todos te señalan durante un rato, dicen que no serás contratada, ni admirada, ni amada. Pero luego, bajo la misma lluvía, todos nos deshacemos por igual.

Se me repetía cada noche el mismo sueño. Todas las paredes eran blandas, todas las rejas eran duras y Picasso se aparecía en un cubículo claustrofóbico con un mísero rayo de luz, creando. Porque da igual el tiempo, el espacio, la luz o el aire. El que cree algo, lo crea, el que crea algo, lo cree. Y quizá no necesitamos unos zapatos para caminar, pero sí un mundo entero sobre el que ponernos en pie. Manos, tus manos, y no las de cualquier Dios. Manos, tus manos, siempre son ellas las que sostienen este barro.

(gracias, gracias, gracias a todos por estar ahí)

15 comentarios para “Barro”

  1. Como no iban a hacerte de barro?

    Maravillosa que es una 😉

    Besicos

  2. Guapa!
    Me alegro de tu regreso, no sé donde has estado…
    Pero pinta muy bien.

    Un beso grande

  3. adiskide dice:

    De tierra a tierra…

    te siento a través de mis pasos sobre la piel de la tierra.

  4. Has vuelto más mala que nunca, más magnífica e inspirada. Es un placer. Aunas emoción y pensamiento, y lo haces de forma tal que parece sencillo, pero es muy, muy difícil escribir así.

    Me quedo hoy con esta frase: Y quizá no necesitamos unos zapatos para caminar, pero sí un mundo entero sobre el que ponernos en pie

    Un abrazo muy grande…

  5. “No hace falta que algunos estén, para ser”

    Qué razón tienes, mala.
    De hecho, el puro ejemplo está en vosotros, no estáis cerca, ni siquiera sabemos en qué punto nos encontramos todos los que aquí nos escribimos…
    pero somos
    y de alguna forma estamos

    Esperando, siempre esperando..

    y leyendo, claro.

    Felicidades

    Besitos!

  6. Si siempre vas a regresar así, tienes mi permiso para irte una y mil veces… 🙂

  7. Las gracias te las damos nosotros por regalarnos estos textos tan maravillosos, por emocionarnos siempre.

    Un beso, Mala

    Pronto tomaremos esa cerveza, seguro

  8. Manos, tus manos, siempre son ellas las que sostienen este barro…

    No podías haber terminado el post de un modo mejor. Enhorabuena señorita.

    Y mil besos!

  9. Si nuestras vidas son en esencia, la búsqueda de los otros, afortunada he sido, porque hoy he encontrado bajo el barro los sentimientos de un sueño. Y mi racionalista cerebro se alegra de darle estos placeres a mi sentimental corazón.
    Besos de bienvenida.
    Livia.

  10. Gracias, gracias a ti por volver. Y por volver así…

  11. Qué coño, Gracias a ti por venir!!

    Ah no coñ, si me he pasado yo.

  12. Merlintxu dice:

    Gracias por pasar

  13. Icaro dice:

    Ojalá, fueran mis manos , las que moldearan ese barro rojo, un domigo oscuro de tormenta, aunque, Mala, andarias descalza sobre ese otro barro para desmoldearte pero volveria moldearte de nuevo, como moldeas mis pensamientos cuando leo los tuyos.

  14. Increíble, como siempre. Y el final, antológico.

  15. El barro … pura esencia para bañarse en él y sentirte más sano y limpio… Barro… la playa de Barro…en el Cantábrico… un lugar casi mágico… perfecto… mar y arena…

    Ser barro… para seguir siendo pureza…

    Tus palabras me recuerdan un ejercicio en él que se apagan las luces… mientras un grupo de gente intenta reconocer… sentir… con sólo el gesto de tocarse las manos… todo oscuridad… sólo el roce de unas manos sobre otras… Al cabo de un rato… se encienden las luces… debes de intentar reconocer aquellas manos que te han sorprendido…que te han agradado…. uno piensa en aquella bella mujer… rubia. despampanante… esa es la dueña de esas manos tan suaves… tan firmes… tan bellas… Qué gran equivocación… aquellas manos que tan buena energia y sensaciones me transmitieron eran las de un buen amigo… 😉

    Todos somos barro… todos somos hermosos…

    Te eché de menos… te lo aseguro… 🙂

    Un abrazo enorme… lleno de barro… de bienvenida… 😉

Deja un comentario

Ver más microrelatos