La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

17 de Octubre de 2007 - Aire

Mayor y pequeña

Observo desde mi trabajo a dos niñas. Llevo un rato largo mirándolas, son tan parecidas a mi hermana y a mí, a las de hace años. Las dos están sentadas en el mismo banco, pegadas la una a la otra. A la mayor, más larguirucha y con cara de enfadona, los pies no le llegan al suelo. A la pequeña, redondita, risueña y con dos coletas, ni si quiera le llegan a colgar.

La mayor está enseñando a la pequeña un libro, habla muchísimo, señala muchísimo. Parece que esté leyendo un cuento. La pequeña está con la boca abierta y los ojos como platos, y de vez en cuando suelta un comentario que le provoca una sonora carcajada a la mayor. La pequeña es mucho más linda que la mayor y más nerviosa, se parece a la niña de Mi vecino totoro. La mayor mataría por su hermana pequeña. Es muy bonito. Bueno, ellas son bonitas.

Están ahí sentadas, sin mirar más allá de ellas dos, y su cuento. Parece que, para los que pasan a su lado, estén fuera del mundo. Pero ellas son el mundo.

Yo quiero volver a serlo. Así. También me gustaría que ella alguna vez, me volviera a mirar con la boca tan abierta y los ojos como platos.

7 comentarios para “Mayor y pequeña”

  1. Reina, no desesperes, seguro que la admiración es mutua, tan sólo tienes que contarle un cuento y solucionado.

  2. Protecto mayhem querida

  3. Gracias por pasarte, me ha encantado tu comentario.

    A mi tu blog me ha parecido genial, en estos días cuando encuentre un poco de tiempo empezaré por el principio…

    Un beso guapa

  4. Todos somos tu hermana pequeña…¿no te habías dado cuenta?…yo te leo con la boca abierta…tanto que me han entrado todas las moscas….

    🙂

  5. Llevas tanta razón…ellas son el mundo, y el resto es sólo el conjunto de los que dejamos de serlo. Pero..estoy segura que ahora somos otro tipo de mundo, sí, otro aunque ahora no ríamos con los libros, y en cambio lloremos. Otro mundo en el que los miedos pasan a ser diferentes…y los sueños se rompen antes, y las ilusiones caen más rápidamente. Ojalá existiera esa máquina del tiempo que nos transportara a ese preciso momento en el que no podíamos ser más felices.

  6. “También me gustaría que ella alguna vez, me volviera a mirar con la boca tan abierta y los ojos como platos”… es precioso cuando te miran así, ¿Verdad?

    Tú en tu línea. Arañando el corazón con cada post.

    Gracias.

    KisxxX

  7. Y yo que soy hija única, qué envidida.

Deja un comentario

Ver más microrelatos