La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

17 de Julio de 2007 - Aire

Me encanta

Me encanta esto de llevar el tipo de vida que una decide llevar. Hace algún tiempo me di cuenta de que el aburrimiento y el hastío son las herencias prematuras de esta cultura basura que nos acecha. Sonreír y luchar por lo que quieres es infinitamente bueno. Tener miedos y asustarse también: eso es signo de que algo se mueve por dentro. Lo malo es cuando te da igual levantarte del sillón, o cuando coges una mano por cogerla. Pese a todo, me falta disciplina, lo sé. En todo. Pero me siento tan atraída por lo que me resulta familiar y por lo extraño, que es imposible mantener un punto fijo. Sólo me pasa a veces, pero me encanta.

Mi cuerpo es pequeño, y es flotante. Se suspende y se mueve, suave, y no puedo escapar de él. Son mi carnecita y mis huesos los que me hacen ser yo. Cuando lo lames y besas y chupas y mueves siento que mi vida tiene un 75% más de vida. Cuando me escondo entre los huecos de tu cuerpo y me acurruco y bebo de su agua. Cuando me cuelgo de tus huesos y tú ni me ves, mientras caminas, también, también siento un 75% más de vida. Me pasa con otras cosas, como cuando escucho una canción en directo, cuando es de noche en un parque, o cuando mi hermana me toca el pelo.

Por alguna razón me encanta rodearme de gente muy mayor y de niños muy chiquititos. A los primeros me gusta escucharlos desde fuera, porque si hablan conmigo cambian el tono, el modo y el tema. Me gusta oír sus conversaciones en pareja o grupos de hasta 4 (si hay más de 4 se hace el silencio y ninguno habla. Sólo se pasan el rato sentados en aquel banco, mirando todos hacia el frente). Usan palabras y expresiones increíbles. Para hablar de la blusa que se compró su nuera ayer, utilizan 4 ó 5 palabras que me resultan incomprensibles. Aprendo mucho vocabulario. Hablando de las obras de la calle de enfrente, más de lo mismo. También se mean de risa cuando hablan de los días que les quedan por vivir, de lo chunga que tienen la cadera y la rodilla y de la muerte tan absurda que tuvo el Faustino (con una galleta, jajajajaja, anda que…. Era cortito hasta para eso) La blusa o los cimientos se convierten en un personaje más de sus vidas de los que hablan con tanto cariño y ternura que a veces me dan ganas de llorar. Con los pequeñitos me encanta mezclarme, porque les da igual que tú estés allí, para ellos no existes. Están tan ocupados tomándose la vida en serio, que te llenas de risa oyéndolos jugar. Juegan a que ella es veterinaria y él es piloto de fórmula uno. Él, por lo visto, ha tenido un día duro, el coche se quedó si gasolina pero aún así ganó. Ella curó a un gatito. Tienen una hija Barbie que está malita. Los dos lo pasan mal. Le preparan una medicina de arena, polvitos y agua. Están tan disgustados por el tema que no puedo evitar morirme de risa.

Yo sigo pensando que existen los dioses. Y que, de vez en cuando tengo suerte, y me cogen de la mano. Me encanta. La vida.

7 comentarios para “Me encanta”

  1. Sabes que normalmente entresaco las frases que más me gustan,pero esta vez me gusta todo, para que mentirte.

    Sobre los viejos…siempre me he llevado bien con ellos. Me encanta mezclarme en sus conversaciones, bueno incitarles a ellas. Les pregunto y pregunto de forma incansable sobre su pasado. Nunca tengo suficiente información. 🙂

    Sorprende su vitalidad y ganas de vivir. Otros tiempos los suyos, dónde la palabra apatía debía sonarles a Becquer y poco más…

    Bueno,Mala, buena noche…hasta pronto. Un beso.

  2. A veces pienso si debo matar o debo esperar , permitir esta expresión , me refería a matar mi ira.en ocasiones me asegura la psicoanalista que vamos a conseguir encauzar mi violencia…pero no es que sea controvertido ,le digo que soy adicto a amar hasta el final, no lo puedo evitar, soy meloso y divertido, a veces mal@,aveces muy mal@,y a veces un cielo.e pido que perdones mi aptitud , pero pocas veces disfruto de una buena lectura , y te muestro lo que me inspira , me encanta , ya lo debes saber . Perdona el carácter, pero es justificado, Tu vales mucho, y soy asi de tonto.A veces pienso que esto se ha parado, que no queda vida, como el humo de un cigarro de una una caja vacía y lejana de un chico que no queda cerca , excúsame , de veras . Larga vida,y un abrazo.

  3. uno de mis momentos preferidos con gente mayor fue durante el entierro de un buen amigo de mis abuelos que murió a los 92 años. en medio del tanatorio, mientras acompañé a mis abuelos a dar el pésame, escuché a una mujer decirle a la otra: “¿tu te crees? en la flor de la vida, ha muerto. no somos nada”. miré a mi abuela, pidiéndole permiso para descojonarme, creo, y ella me tuvo que acompañar fuera porqué se estaba descojonando tanto o más que yo. si 92 años son la flor de la vida… me encanta vivir sabiendo que algun día dejaré de hacerlo.
    un beso malo malísimo.

  4. de los niños y los mayores se puede aprender muchisimo!!!

    chauuuuuuuuu

  5. Cómo te entiendo y me identifico en tú primer párrafo…:-))) tan iguales y “calcaitos” cómo cuando utilizabamos el papel carbón en nuestra añorada Olivetti… :-))))

    La vida…me encanta… es ella la que me vive… sus bosques y sus montañas… me cojen de la mano y me llevan por los senderos de la pasión…

    Hoy al más puro estilo cronopio…cojeré una caja de tizas de colores… un par de tortugas… y les pintaré unas preciosas golondrinas en su caparazón y las dejaré que vuelen por las montañas… mientras observaré como el atardecer se apodera de mi copa de Oporto y de un cachito de mi alma…

    Un abrazo cálido y lleno de atardeceres colorados… :-))))

    (creo qué cada día te superas…y consigues conmoverme un trocito más… )

  6. a mi tambien me encanta la vida

  7. passer_by dice:

    “Hace algún tiempo me di cuenta de que el aburrimiento y el hastío son las herencias prematuras de esta cultura basura que nos acecha.”

    Pues no. El aburrimiento y el hastío es crecer. No sé los años que tienes, te acabo de descubrir por casualidad, y me relaja leerte. El aburrimiento es crecer, que cada vez menos cosas nos sorprendan porque todo suena a visto.

    No sé cuántos años tienes, pero si te estás empezando a aburrir de la vida (suele pasar alrededor de los 30), te recomiendo que hagas algo que te apasione. Yo lo he empezado a hacer y, aunque pensaba que me iba a joder empezar desde cero algo a estas alturas (34), ha sido todo lo contrario, me siento como si tuviera 20 empezando a hacer cosas que me encantan y que son como un mundo totalmente nuevo y por descubrir para mí.

    Los viejos y los niños son prácticamente lo mismo. Los viejos que no han sabido crecer bien suelen volverse niños otra vez, pero en el mal sentido de la palabra.

Deja un comentario

Ver más microrelatos