La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

14 de Junio de 2007 - Aire

Cuentos recordatorios

“Basura, ya te gustaría ser basura”, le dijo el el padre viento a su pequeña hija la brisa. Sólo eres un pedazo de nada, que en pie o bajo tierra no dejará de ser nada. No pienses, no sientas, no actues, solo sopla en la cara de la gente. Pero ella escapó rápido de allí, y en sus viajes se encontró cada noche con la Luna. La quería tanto que cada mañana la llevaba hasta la mirada de alguna niña de mirada sorda, de esas que ni escucha ni habla, y allí durante el día la enterraba. Las niñas se transformaban en unos ojos inquietos que veían todas las cosas del mundo. La brisa hacía todo esto, porque siempre tuvo miedo a que la Luna se cansara de alguien que no era nada. Lo que no sabía, era que la Luna vivía los día en los ojos de las niñas, sólo para enseñarlas a mirar, y a sentir la suave brisa rozando las pestañas. Porque la Luna no quería cosas, no quería más que lo que ya le fue dado. La Luna era feliz meciendo cada noche con su sonrisa creciente a la nada ausente.

A veces se me vienen a la cabeza pequeños cuentos. Entonces enciendo el teléfono movil y recuerdo que el número PIN también puede ser un símbolo de amor. Sin embargo la muerte nos mira y nos calibra para establecerse. Yo esta noche dependo tanto… ¿De qué pendo? De un hilo. De mis ideas. De mi fuero interno. Tengo suerte, es flexible y si el viento se ensaña conmigo quizás me enfade, pero nunca atenderé a su desgaste. Esta noche como tantas, escribo, pierdo el tiempo tecleando mensajes. Esta noche moldeo mis ilusiones, palpo el antes y lo embadurno, suave, con mis dedos de mañana. Esta noche sé que no con tratar de arramplar a la vida, ésta se llena de gracia. Que la felicidad está en sitios mucho más cercanos a la Tierra. Esta noche desearía que él llenara TODOS mis huecos. Esta noche pienso en ti. En aquella mirada sorda que tanto necesito. En como vas a por un vaso de agua mientras yo cojo aire, a sabiendas de que mis piernas estarán temblando aún durante unos minutos más. Me encanta lo que de ti, me viene dado. Me encanta recordarte. Y me encanta que me encante.

Creo que le adoro. Aunque a veces me asuste y corra tanto, tanto, tanto, que termine llegando al principio.

5 comentarios para “Cuentos recordatorios”

  1. A veces hay que para de correr.

  2. La mayoría de las veces yo tb sueño, anhelo o miro al pasado en forma de cuento, otro días de película, otros de poema…Depende!

  3. Esa mirada sorda qué tanto dice… “porqué será qué en un segundo…lo dice todo una mirada..??? “…

    Bonitas sensaciones… quizás deberias dejar de correr y sentir… sólo sentir… :-))))

  4. adiskide dice:

    código pin…código pin…
    sólo trae desgracias de bloquear parte de tu pasado guardado en un viejo teléfono.

  5. un post precioso…totalmente, me ha hecho sonreir muchisimo…
    ” me encanta que me encante…”
    nos pasamos media vida encantados con tantas cosas..algunas que se marchan demasiado rapido, y otras que dejamos en ese cajon porque tememos perderlas para siempre y ala vez queremos despedirnos de ellas, pero no sabemos como…

    gracias por postearme, te espero de nuevo en scarlett wapisima!,)

Deja un comentario

Ver más microrelatos