La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

17 de Octubre de 2006 - Aire

Gente que espera

Cuando llegué a este lugar lo hice con la única intención de esperar. Deseaba poder esperar aquello por lo que, se supone, todos alguna vez hemos esperado. Las paradas de autobús, el vagón del metro, los atascos y los ascensores, se me habían hecho pequeños con el tiempo. O bien asumía que en realidad no se me ocurría por qué suspirar mientras la espera, (cosa impensable, soy demasiado terca), o bien cogía el culo con dos manos y me iba a esperar a un lugar de verdad. A medida que experimentaba las esperas de los demás, supe que el lugar en el que a uno le entra la inspiración de esperar, de suspirar… No debe ser ni demasiado frío, ni demasiado caliente. También influía el estado de soledad al que uno se autosometiera. Esperar acompañado no es esperar, es tan sólo pasar el rato. Tampoco era igual el que esperaba el perdón de su padre, el que esperaba que aquella muchacha de lindos ojos le correspondiera, que el que esperaba un aumento de sueldo desesperado. Cada espera tenía su sitio, su momento, su suspiro y su agonía. A mí me parecía maravilloso ver a toda esa gente esperar… Yo lo había intentado, con absoluto fracaso, a lo largo de toda mi vida. Una vez llegué a pensar que el tiempo de subida del ascensor era quizá demasiado corto para mi humilde cabecita pensante, así que me pasé allí media tarde…Arriba, abajo, arriba, abajo. Y a parte de conocer a un montón de gente nueva que esperaba, yo tan sólo aumenté mi frustración. Por eso lo dejé todo y me vine aquí. Parecía el lugar ideal. Lo que más apreciaba estaría lejos, había playa y todo el tiempo del mundo.

Los días transcurrían uno tras otro, y aunque los vecinos me trataban con mucha amabilidad, procuraba rehuír de la gente. Nada me podía distraer. Pensé, que con los meses, acabaría añorando todo lo mío y esperaría poder recuperarlo, y así por fin, conseguir mi propósito, pero nada más lejos de la realidad. Adoraba aquella brisa mañanera, y los árboles de miles de colores del paseo hacia mi casa, cogí rotundo asco al perro de la kioskera… Todo menos sentir la espera, todo menos levantarme cada mañana con esa angustia desorbitada, esa flema de bilis explotada en sentimiento, coraje. De tener la impaciencia, la rabia y las terribles ganas de encontrar aquello tan necesitado, que se convertía en un pequeño infierno humano durante unos momentos… La espera.

Ya casi había desistido de todo aquello por lo que llegué, y triste me convencí de que debía de ser tan sólo medio humana, por no haber sentido la puñetera espera. Era hora de volver, pero decidí pasar mi última día en la playa de siempre. Y como siempre, coloqué mi toalla alejada de la muchedumbre. De pronto, un par de crios de no más de 6 años se pusieron casi en mis pies a jugar. Escucharlos no sería ya una perdida de tiempo para alguien como yo, sin un sentido de la vida concreto ni esperado. Se pasaron horas construyendo los castillos de sus sueños, y después los derribaron juntos. Se abrazaron un par de veces, y otras tantas se pegaron con una pala. Una vez uno de los niños le llamó al otro “percebe”, y el otro le contestó con un “feo”. Se rieron muchísimo, se contaron sus sueños, y después vino la madre del niño con gafas y le hizo vestir. “¿Con quién juegas Miguel?”, – le preguntó la madre, – “Con mi amigo” – le contestó Miguel-, “Y cómo se llama tu amiguito…?”, y Miguel tras unos segundos de pausa le contestó a su madre “¡Ay mamá, y yo qué sé!”.

Fue entonces cuando sonreí, y me di cuenta de todo. Miguel y su amiguito eran completamente felices, y sin embargo, no esperaban a nada ni a nadie. Llevo casi 22 años aprendiéndome el horóscopo y la canción favorita de toda la gente que quiero. Jamás he esperado nada ni a nadie pero me la trae floja, porque mientras tanto estoy aprendiendo a ser feliz.

16 comentarios para “Gente que espera”

  1. Merlintxu dice:

    Que bonito… peo vamos si quieres esperar.. métete en Madrid un día con lluvia..

  2. jørge dice:

    what are you waiting for?:D

  3. y esque muchas veces mientras esperamos y esperamos “nosequé” nos dejamos lo mejor tirado por el camino

    te echo de menos gorda =0)
    BSIS de la mari

  4. Y con eso te has preparado para llegar a mi edad, la edad en la que ya no se espera nada ni por desgracia a nadie y que sin embargo aquí se puede ser feliz.

  5. Acabo de descubrir tu pagina gracias a una amiga, la tengo q dar las gracias a ella tb, sigue escribiendo!!! ahora me tocara a mi esperar, a q vuelvas a escribir…

  6. Hola!! un placer leerte otra vez, he estado desconectao mucho tiempo!

    como siempre, me ha gustado mucho.

  7. Esperándote… la espera se hizo gratamente esperando…con algunas esperas…pero al fin…tú llegada…tan esperada…
    :-))))))))))))))))
    Un cronopio…

  8. pues que suerte.

  9. chechu dice:

    Hola te envidio mucho, por tus escritos elegantes, yo intento darle ese toque a mi web, pero no me visita ni el TATO. Te leo siempre, un beso

  10. Chapó, mi niña. Realmente, chapó. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te leí algo
    y veo que cada vez lo haces rematadamente mejor.
    Muchos brindis.

  11. Pasaba a dejar un abrazo, luego de tanto tiempo, sigo leyendo y luego comento.

    Un abrazo

    MentesSueltas

  12. ¡Es increíble la calidad de tu blog! Me ha encantado, tengo muy por leer, saludos bloggeros desde Mx.

  13. Voy a tener que empezar a regoger firmas para insistir en tus escritos: queremos más y menos espaciados en el tiempo.

    Siempre es reconfortante decirle a una amiga que sus textos son tan frescos como el levante que dejó calvo a Pepe Oneto y no lanzar piropos de relleno a gente que no conoces (y dudo mucho que pueda llegar a conocer). A veces tenemos a artistas al lado y no nos damos cuen (JARLL).

    BUENÍSIMO.

  14. me habéis sacado la lagrimilla entre todos que tengo el día sensible

    En serio, no sabéis como se agradece leer estos comentarios. Tengo la mano como un flan, y lo peor, dispuesta a volver a actuar.

    Prometo volver, ahora sí:)

  15. Paso para agradecer tu visita y el hermoso comentario… te espero siempre.

    Un abrazote

    MentesSueltas

  16. Que pienses así te hace más grande.

    Sólo pasaba para saludar.
    Que te vaya bonito.

Deja un comentario

Ver más microrelatos