La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

4 de Abril de 2005 - Aire

A la noche

Ayer me supiste a noche. A criaturas infernales sucumbiendo a los placeres. A voces huecas, espectrales. Al parto de un espíritu puro y arcaico: A nuevo.

Tus ojos llameantes me recordaron el resquicio del hombre original, el estado puro de inocencia. Al cielo negro sembrado de estrellas, arrastrándonos a la arcaica locura. Capaz de mostrarnos el cosmos, y al YO propio, subjetivo, íntimo, y para algunos, al ser humano más terriblemente seductor. La oscuridad que fusiona la magia con el alma, las luces, los ritmos, el silencio y los suspiros más tenebrosos.

Porque la noche es descenso, ascenso, placer, excursiones oníricas, gatos, brujas, y sobretodo, la noche es tú y yo sin sombras, tú y yo reales. Es la expresión de la emoción que debería mover el mundo. Sin la luz del sol cegadora, ni obtusos racionalismos que te ensucian y te deforman.

La noche, es la dimensión mágica del hombre.

4 comentarios para “A la noche”

  1. Entnces,la mujer seria el dia,la luz y las sombras?Y el hombre es mas simple?

    Nomas digo.

  2. Nadie dice:

    Las interpretaciones son libres, eso es bonito.
    Lo veo como la expresión de las sensaciones.
    La oscuridad nos vuelve locos, locos de remate.

  3. La noche siempre fue muy femenina Okeimakei, como la luna:

    “Nuestra época, sin duda alguna, prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representación a la realidad, la apariencia al ser…”

    Feuerbach

  4. javi dice:

    La vida es la que nos vuelve locos, no la noche

Deja un comentario

Ver más microrelatos