La mala de la película

"no soy mala, es que me han dibujado así"

20 de Marzo de 2005 - Aire

Las manos son poderosas

Hoy en uno de los vagones del metro no había asiento. Mi espalda soportaba una gran mochila. Mi mano izquierda un pequeño libro a medio abrir. Así que mi mano derecha, por cuestión Newtoniana se dispuso a agarrar una de las barras que transcurren en el pasillo. Cuando me agarré a ella no pude evitar rozar la mano del chico que tenía enfrente. Era preciosa.

Las manos grandes siempre me han parecido protectoras, familiares… Me recuerdan lo que tranquiliza la caricia de un padre en la cara. En cambio, esas manos con uñas largas me aterrorizan. Están fabricadas contra las caricias, están hechas para arañar.

6 comentarios para “Las manos son poderosas”

  1. Lo que termina en que debo de cortarme las uñas.Que no las malas de la pelicula siempre traen las uñas largas y pintadas de negro,y siempre rasguñan al heroe?Bueno,excepto Gatubela,que es la buena.

  2. Beetho dice:

    Cuando era niño insistían en echarme en las uñas esa crema que sabía tan mal, intentaban evitar que me las comiera, siempre me negué por supuesto.
    Si las manos son patitas y son suavemente peludas también es válido.

  3. Las manos que no terminan en uñas pueden ser asesinas (los felinos). Las uñas que no tienen manos son las armas de asesinar.

    Las manos tienen lenguaje propio y dicen mucho de su dueño. Por ejemplo, recuerdo una descripción de García Márquez en Cien años de Soledad: “tenía las manos de gorrión”. Con esa simple frase yo me imaginaba el físico completo del tipo…

  4. Bores dice:

    Siempre kedara agarrarse a la teta de la de al lao si te es imposible agarrarte al pasamanos…. además es bastante agradable la sensación.

  5. Eso era antaño okeimakei, las malas de ahora son menuditas, de ojos aniñados y manos sin uñas felinas

  6. adiskide dice:

    Pues a mi me gustan las manos de gato…lindas y cariñosas cuando quieren…felinas y peligrosas cuando deben.

Deja un comentario

Ver más microrelatos